Así llegó Victoria

Mi querida hija

Existen dos historias de cómo llegaste a este mundo y quisiera dejarlas documentadas para que cuando tengas la edad suficiente puedas elegir tú cuál es la real para ti.

Según la mayoría llegaste a este planeta en la Clínica de la Mujer el Viernes 3 de febrero del 2017 a las 8:04 de la noche, en este aspecto la otra historia es muy parecida ya que tiene la misma fecha y exactamente la misma hora, pero el lugar está en dudas.

Ese día a las 7:00 de la mañana salimos a encontrarnos con nuestro experto en aterrizajes el Sr Felix A Toro, él estaba un poco preocupado, en su concepto las condiciones climáticas no eran las apropiadas para tu perfecto aterrizaje, y nos informó que muy seguramente tendríamos que cambiar algunos de los planes y traerte a este planeta a través de un portal especial que tendríamos que abrir con una magia distinta.

Para otros… aunque las circunstancias son parecidas, este experto en aterrizajes es un Médico-Obstetra que ese día a la misma hora nos informaba la posibilidad de hacer una cesárea (procedimiento médico que extrae al bebé a través de un rotito hecho en mi panza), ya que tu parecías muy cómoda agarrada de mis costillas.

Cualquiera de las dos historias me aterrorizó, aunque sabía que estábamos en manos de un experto, tener que cambiar los planes a última hora me ponía muy nerviosa.

Adjunto verás el examen PBF (para algunos un “Perfil Bio Físico” y para otros “Perfil Bio Fantástico); que hicieron para verificar el estado de tu nave y las escotillas de escape. Todo parecía estar en muy buenas condiciones, solo necesitábamos que el clima mejorara.

Como último recurso, a las 11:00 de la mañana me pusieron una bata azul en mi cuerpo y en mis venas un suero que podría ayudar a estabilizar las condiciones atmosféricas; en idioma médico: “Oxitocín, para ayudar a empezar contracciones”

Fueron casi 5 horas de espera, pero nada ocurrió, las condiciones no mejoraban y para no exponernos a un posible tsunami, optamos por el Plan B.

Al rededor de las 6:30 de la tarde llegaron a recogerme en una silla con ruedas para llevarme al subsuelo y prepararme para tu llegada, era un lugar frío y muy solitario, allí tuve el tiempo suficiente para tener una última charla contigo antes de que llegaras, no se si lo recuerdas, pero entre lágrimas te pedí excusas por adelantado por cualquier error que pudiera cometer siendo tu madre, y te prometí muy solemnemente amarte con todo mi corazón y usar todas mis fuerzas para ayudarte a ser libre y feliz.

Finalmente la hora llegó, me llevaron a una recámara con una luz blanca muy fuerte y me acostaron sin ropa en una camilla muy angosta de color negro. Mucha gente revoloteaba a mi al rededor, me preguntaban cosas y hablaban entre ellos en un idioma desconocido para mi. Me voltearon de medio lado y me pusieron una pócima mágica en mi espalda (anestesia para los que creen la historia de la cesárea).

Yo estaba muy nerviosa cuando tu papá apareció vestido con un traje raro, solo se le veían los ojos, nos miramos fijamente y aunque no intercambiamos muchas palabras, telepáticamente nos dijimos: “Estamos listos, bienvenido el fruto de nuestro amor” (Solo en momentos muy especiales es posible que los terrícolas, o quienes han habitado la tierra por mas de 20 años, usen la telepatía)

Había mucha confusión en mi cabeza, sentía que mi cuerpo estaba en todas y ninguna parte, no entendía mucho lo que estaba pasando, cuando de repente te escuchamos por primera vez, creo que el corazón se me detuvo, o fue el mundo? Los ojos de tu papá y los míos se llenaron de lágrimas y entonces nos miraste por primera vez. Te vimos cubierta de un ectoplasma que me imagino era el que te protegía en el viaje, estabas arrugada y algo morada, pero solo te tomó ese segundo robarte todo mi corazón y solo pude decir: “¡Es linda de verdad!”.

Te alejaste con un tu padre un tiempo que pareció una eternidad, y cuando regresaste te dije “Bienvenida cosmonauta” y buscaste mi voz.

Este recuerdo y todas las sensaciones que me despierta están guardadas en lo mas profundo de mi corazón, eres el mejor regalo que me ha dado la vida, ¡Tu fuiste, eres y seguirás siendo mi golden ticket!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s